Skip to main content
Busqueda  Farmacia   Servicios Médicos  Contacto  SdB  Oportunidad de Negocio   Iniciar sesión de miembro   
Quienes Somos
La Farmacia de Dios
Adios a las hemorroides
Alivio del Dolor
Alzheimer Demencia Senil
Antibioticos
Anticonvulsivos
Antidepresivos
Cuidado de la Piel
Diabetes
Gastritis y Antiácidos
Hipertension
Parkinson
Perder Peso
Prostata
Psoriasis
Salud Masculina
Sistema Respiratorio
Osteoporosis

 

 

 

 

El poder de la naturaleza en beneficio de tus vias respiratorias!

Sistema Respiratorio

 

Despiertos o dormidos, no tenemos que pensar en respirar: es tan necesario para vivir que se hace automáticamente. Cada día, respiramos aproximadamente 20.000 veces, y para cuando tengamos 70 años habremos aspirado al menos 600 millones de veces.

 

La respiración no podría producirse sin la ayuda del sistema respiratorio, que incluye nariz, garganta, laringe, tráquea y pulmones. Cada vez que respiramos, tomamos aire rico en oxígeno por la nariz y la boca, y los pulmones se llenan y se vacían. Y aunque el aire que respiramos esté sucio o contaminado, nuestro sistema respiratorio puede defenderse de las sustancias y organismos extraños que penetran por la nariz y la boca. Los contaminantes se exhalan de nuevo, se tosen, se tragan, salen por los intestinos o son destruidos por los jugos gástricos o devorados por los macrófagos, un tipo de celula de la sangre que recorre el cuerpo buscando gérmenes para destruirlos.

Si no respirásemos, no podríamos vivir. Es una de las funciones más importantes que el cuerpo desempeña.

 

 

En la parte superior del sistema respiratorio, los orificios nasales toman el aire, llevandolo a la nariz, donde el mismo se entibia y humidifica. Los pequeños vellos, denominados cilios, protegen los conductos nasales y otras partes del tracto respiratorio, filtrando el polvo y otras partículas que entran a la nariz a través del aire que respiramos.

El aire también puede inhalarse por la boca. Estas dos aberturas de la vía respiratoria (la cavidad nasal y la boca) se unen en la faringe, o garganta, en la parte posterior de la nariz y la boca.

 

En la base de la faringe, este conducto se divide en dos, uno para el alimento (el esófago, que llega hasta el estómago) y el otro para el aire. La epiglotis, una pequeña lengüeta de tejido, cubre el conducto del aire cuando tragamos, evitando que la comida y el líquido penetren en los pulmones.


En el interior de los pulmones, los bronquios se ramifican en bronquios más pequeños e incluso en conductos más pequeños denominados bronquiolos. Los bronquiolos terminan en minúsculas bolsas de aire denominadas alvéolos, donde tiene lugar el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. Cada pulmón alberga alrededor de unos 300 ó 400 millones de alvéolos. Los pulmones también contienen tejidos elásticos que les permiten inflarse y desinflarse sin perder la forma, y están cubiertos de una membrana denominada pleura. Esta red de alvéolos, bronquiolos y bronquios se conoce como árbol bronquial.