Skip to main content

Busqueda  Farmacia   Servicios Médicos  Contacto  SdB  Oportunidad de Negocio   Iniciar sesión de miembro   
Quienes Somos
La Farmacia de Dios
Adios a las hemorroides
Alivio del Dolor
Alzheimer Demencia Senil
Antibioticos
Anticonvulsivos
Antidepresivos
Cuidado de la Piel
Diabetes
Gastritis y Antiácidos
Hipertension
Parkinson
Perder Peso
Prostata
Psoriasis
Salud Masculina
Sistema Respiratorio
Osteoporosis

HIPERTENSION ARTERIAL


Cuando su corazón late, bombea sangre hacia sus arterias y crea presión en ellas.Dicha presión es la que consigue que la sangre circule por todo el cuerpo.


Cada vez que le toman la tensión le dan dos cifras. La primera de ellas registra la presión sistólica (aquella que se produce en las arterias cuando late el corazón) y la segunda, la presión diastólica (aquella que se registra cuando el corazón descansa entre latidos).


Si la presión sube por encima del límite normal --que se podría cifrar en 140/90 en los adultos-- se produce lo que denominamos hipertensión arterial Se trata de una enfermedad muy común en todo el mundo que afecta a más del 20 por ciento de los adultos entre 40 y 65 años y casi al 50 por ciento e las personas de más de 65 años.



Pero uno de sus mayores peligros es que se trata de un mal silencioso. Usted puede tener la tensión arterial elevada y no mostrar síntomas. De ahí la importancia de la prevención.

Si no controla su tensión arterial, ésta puede afectar al funcionamiento de su corazón,cerebro y riñones. Recuerde que la hipertensión es un factor de riesgo cardiovascular y que aumenta el peligro de derrame cerebral.


Por eso conocer mejor qué es la hipertensión arterial y controlarla es la mejor forma de prevenir y moderar sus consecuencias.


¿SIGNOS? ¿SÍNTOMAS?

Por lo general, la presión arterial alta por sí sola no produce signos ni síntomas. A veces se producen dolores de cabeza.

Una persona puede tener presión arterial alta durante años sin saberlo. Durante ese tiempo la enfermedad puede causar daños en el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otras partes del cuerpo.


Algunas personas solo se dan cuenta de que tienen presión arterial alta después de que los daños han causado como enfermedad coronaria, ACV (Accidentes cerebovasculares) o insuficiencia renal.


Por eso es importante que usted sepa sus números de presión arterial, aunque se esté sintiendo bien. Si tiene una presión arterial normal, puede colaborar con el equipo de profesionales de salud que lo atiende para mantenerla así. Si su presión arterial es demasiado alta, puede tomar medidas para bajarla. Así disminuirá el riesgo de tener problemas de salud relacionados con ella.



¿Cómo prevenirla?

Aunque la hipertensión arterial no puede ser definitivamente curada, existen una serie de hábitos de vida que, unidos a la acción de los medicamentos antihipertensivos, pueden llegar a controlarla de forma sustancial y evitar así sus consecuencias. A continuación le damos una serie de consejos de gran utilidad para la prevención de la hipertensión y su control. 


  • Todo adulto de más de 40 años debe vigilar periódicamente su tensión arterial. Más aún, si sus padres o abuelos han sido hipertensos.
  • Muchos hipertensos han normalizado su tensión arterial al lograr su peso ideal. Evite la obesidad.
  • Si su vida es sedentaria y físicamente poco activa, descubra el placer del ejercicio físico regular y, si es posible, al aire libre. Pero recuerde que siempre debe adaptarlo a sus posibilidades reales: no haga físicamente más de lo que puede.
  • Disminuya el nivel de sal en la preparación de sus comidas. Evite, además, los alimentos salados.
  • Reduzca al mínimo las grasas animales de su dieta y hágala rica en verduras, legumbres, fruta y fibra.
  • No fume y evite los ambientes contaminados por humo de tabaco. Invite a la gente de su entorno a dejar de fumar.
  • Modere el consumo de bebidas alcohólicas. No tome más de uno o dos vasos de vino al día y, a lo sumo, una bebida alcohólica a la semana.
  • No ingiera en exceso bebidas excitantes como el café, el té, etc.
  • Siga fielmente el tratamiento prescrito por su médico y no lo interrumpa sin su conocimiento. Observe los posibles efectos secundarios atribuibles a los fármacos y
    coménteselos a su médico.
  • Recuerde que la hipertensión es un poderoso factor de riesgo cardiovascular que se potencia cuando se asocia a colesterol elevado, diabetes o ácido úrico. Procure
    controlar, además de sus niveles de tensión, estos otros factores de riesgo citados.


TRATAMIENTO

En la mayor parte de los casos, la causa de la HTA es desconocida. Sin embargo, puede ser tratada eficazmente, disminuyendo la TA a niveles manejables o normales y evitando todas las consecuencias graves de la HTA, con lo que se mantendría una esperanza de vida normal.


El tratamiento de la hipertensión arterial se base en los siguientes puntos:

  1. Dieta
  2. Ejercicio
  3. Tratamiento con medicamentos.


DIETA

Restricción de sal y reducción de peso:

La sal excesiva en la dieta causa retención de líquidos y aumento de TA. Para disminuir la TA, el primer paso es disminuir la ingesta de sal total (incluida la contenida en el pan, los caldos concentrados, los alimentos preparados, etc.) hasta una cantidad menor de una cucharadita al día.


EJERCICIO

Un programa de ejercicio aeróbico ayuda a fortalecer el corazón, a bajar peso y a controlar la presión arterial. No se sabe el mecanismo exacto por el que ayuda a bajar la presión arterial. Se debe realizar un ejercicio adecuado a cada edad y a cada persona , por ello la realización de media hora de carrera suave 2 ó 3 días por semana es suficiente para la mayor parte de las personas.


TRATAMIENTO CON MEDICAMENTOS

Existen diferentes tipos de medicamentos, cada uno especial para cada paciente. Es importante platicar con su médico cual es el más indicado y cual te permite sentirte bien y prevenir las complicaciones. La medicación es segura pero requiere ser constante para obtener los beneficios que nos ofrece en la protección del riñon, cerebro y corazón.

 

Dr. Christian Cornejo B.