Skip to main content

Busqueda  Farmacia   Servicios Médicos  Contacto  SdB  Oportunidad de Negocio   Iniciar sesión de miembro   
Quienes Somos
La Farmacia de Dios
Adios a las hemorroides
Alivio del Dolor
Alzheimer Demencia Senil
Antibioticos
Anticonvulsivos
Antidepresivos
Cuidado de la Piel
Diabetes
Gastritis y Antiácidos
Hipertension
Parkinson
Perder Peso
Prostata
Psoriasis
Salud Masculina
Sistema Respiratorio
Osteoporosis

 

 

 

 

 

El dolor es una sensación desencadenada por el sistema nervioso.

El dolor puede ser agudo o sordo. Puede ser intermitente o ser constante. Puede sentir dolor en algún lugar del cuerpo, comola espalda, el abdomen o el pecho o sentir dolor generalizado, como los dolores musculares durante una gripe.

 

El dolor puede ayudar a diagnosticar un problema. Sin dolor, usted podría lastimarse gravemente sin saberlo o no darse cuenta de que tiene un problema médico que requiere tratamiento. Una vez que el problema se trata, el dolor suele desaparecer. Sin embargo, a veces el dolor continúa durante semanas, meses o años. Esto se conoce como dolor crónico. Algunas veces el dolor crónico se debe a una causa constante, como cáncer o artritis. Otras veces la causa es desconocida. Una persona puede tener más de un tipo de dolor crónico al mismo tiempo.

 

Afortunadamente, existen muchas formas para tratar el dolor. El tratamiento varía dependiendo de la causa del dolor. Los analgésicos, la acupuntura y, algunas veces, la cirugía, pueden serle de ayuda.

 

El dolor es entonces un mecanismo de alerta que indica al individuo la posibilidad de daño inminente o manifiesto, de mal funcionamiento del propio organismo; está encaminado para que el individuo considere esto y busque auxilio. 

 

Según la "International Association of the Study of Pain" el dolor se define como "una experiencia sensorial 

y emocional desagradable asociada a un daño real o potencial del tejido, o se describe en términos de dicho daño”.

 

Existen diversas formas de controlar el dolor. Algunas de las más comunes incluyen ejercicios, terapias de frío-calor, proteger las articulaciones, tener buen humor, tomar medicamentos, masajes, terapias de relajación, etc.

 

Entre los medicamentos que se usan para tratar o controlar el dolor tenemos: Acetaminofén (paracetamol),  antidepresivos, glucocorticoides, relajantes musculares, antirreumáticos (FARME), analgésicos no esteroideos (AINEs), analgésicos narcóticos, sedantes, tranquilizantes, etc.

 

Su médico le indicará la terapia mas adecuada dependiendo de su condición. Es muy importante no automedicarse.